Aura recalentada (2018)

 

Las obras se posicionan entre el desgaste y la aglutinación de capas cognitivas, mecánicas, maquínicas y formales. A través de la reproducción manual de diferentes fotocopias de bibliografía relacionada con la historia del arte, invoca fantasmas, tanto tangibles como históricos. En el trasplante visual sus imágenes ensalzan su condición de parásitos, al tiempo de sostener un potente deseo por la forma del conocimiento.

Un atisbo: la fotocopia como conjuro.

 

Texto de Tania Puente