Algunas frases fueron leídas sólo por mí. Algunas frases fueron escritas para enunciarse en primera persona, hablan por sí solas, como lo que pretende hacer una obra moderna, o como las primeras inscripciones funerarias. Algunas frases no tienen lengua. Algunas frases son reescrituras de otras frases que escribí anteriormente, y si un día se reunieran todos, esas frases podrían interconectarse, pues pertenecen a un mismo texto. Algunas frases fueron escritas sobre mí o sobre mi trabajo por alguien mas y me las adjudiqué, o las reescribí en primera persona. Ninguna frase esconde su procedencia, aun cuando se omite de dónde se ha tomado. Todas las frases fueron leídos por interlocutores amados, a veces párrafo a párrafo, para corregirlas o guiarme hacia la siguiente. Todas las frases, aún plagiadas, tienen plena conciencia de su materialidad, de su locutor, de su escritura, del medio que las propaga. Ninguna frase afirma o pregunta nada.

 

Diciembre de 2018