Hace un año, en la trastienda de una galería de Buenos Aires, encontré un ejemplar de la primera edición de POEMAS INTERDICTOS de Manuel Maples Arce, un libro publicado en Xalapa, mi ciudad natal en México, en 1927.

 

El valor cultural del libro en mis manos no está en duda. Sin embargo, he intentado elaborar un relato sobre el valor simbólico del encuentro entre el libro y yo, provenientes de la misma ciudad, a 8000 km y 90 años de distancia. Este encuentro ha sido el detonante para elaborar una investigación sobre la relación entre las vanguardias en América, y trabajar con la materialidad y legibilidad de los textos.

 

Las características principales del libro encontrado se encuentran en los márgenes. En las primeras hojas aparece el retrato del poeta, hecho por el pintor Leopoldo Méndez impreso en un sistema de selección de color, y en el colofón.

 

La humedad, el paso del tiempo, los hongos y la acidez de la tinta de la estampa del retrato produce una impresión por contacto involuntaria en las páginas anteriores. Santo Sudario de la reproductibilidad técnica.